Suscríbete y recibe en tu correo las últimas noticias de nuestro sitio

Ya lo sabemos, correr es un deporte muy completo y además solamente requieres de unas buenas zapatillas y un terreno adecuado para realizarlo. También, corriendo logras quemar muchas calorías por minuto y aún más si logras incrementar la velocidad o las distancias. Pero, ¿Qué puedes hacer si no te gusta correr?

La verdad es que sí existen otras alternativas más allá de correr y algunas logran conseguir el gasto calórico de una carrera e incluso más. Todo depende de la clase de ejercicios que hagas, de su intensidad, de tu edad, de tu peso, de la altura, de tu masa muscular y por supuesto del estilo de vida que lleves y de tu dieta.

Por ello, a continuación te enseñaremos 3 propuestas de ejercicios que lograrán que te despidas para siempre de esas indeseadas calorías extras.





1. Los Burpees: 

Este ejercicio se basa en ejercicios de corta duración y de alta intensidad, logrando trabajar todos tus músculos, ayudando a la quema de grasas y de calorías.

Para llevarlos a cabo debes partir desde una posición vertical, bajando y haciendo una sentadilla, apoyando tus manos en el suelo totalmente. Luego, lleva tus dos pies a la vez y de un salto hacia atrás, hasta colocarlos en posición horizontal. Luego, haz una flexión llegando a tocar el suelo con tu pecho y vuelve a la posición horizontal (que es la anterior a realizar la flexión). Con un salto hacia adelante, coloca tus pies a la altura de tus manos y subes a la posición vertical del principio. Solamente te quedará finalizar dando un pequeño salto con palmada por detrás de tu cabeza y ¡ya está!

Con este ejercicio trabajas fuerza, resistencia y coordinación, todo a la vez. Además, debes saber que es un ejercicio perfecto inclusive para esas personas que no se encuentran acostumbradas a realizar deporte, lo único que hay que tener en consideración es que se debe comenzar con un número bajo de repeticiones.

2. Sentadillas: 

Se trata de un ejercicio súper completo para el fortalecimiento del tren inferior. Con las sentadillas trabajas los cuádriceps, el glúteo mayor, los isquiotibiales y el erector de la columna.

Para hacerlas debes comenzar de pie con el cuerpo completamente erguido y tus piernas levemente abiertas. Ahora, debes posicionar tus brazos al frente hasta lograr un ángulo de 90º aproximadamente. Con el tronco recto y sin arquear la espalda, comienza a bajar como si hicieras la acción de sentarte. Tendrás que flexionar, poco a poco, la cadera a la vez que debes hacer presión abdominal para mantener el equilibrio. Una vez que hayas llegado a esta posición, debes levantarte lentamente, manteniendo tu espalda recta y volviendo a la posición del principio.





Existen variados tipos de sentadillas, pero, en general, todas te ayudan a la recuperación de la capacidad de flexionar la cadera, al fortalecimiento de los músculos, a mejorar tu equilibrio y a la eliminación de calorías y de residuos de tu cuerpo, entre otros muchos beneficios.

3. Salto a la cuerda:

Este ejercicio usa más grupos musculares que correr y a su vez desafías el equilibrio y la coordinación. Si tienes constancia, saltando la cuerda lograrás propiciar la baja de peso, reduciendo el riesgo de diabetes tipo 2, enfermedades del corazón, la presión arterial alta, la osteoporosis, la depresión, la ansiedad y los dolores de la artritis.

De hecho, según una investigación realizada por el Waths Cooking América, se logran quemar unas 13 calorías por minuto cuando saltas la cuerda a 120 r.p.m. Vale decir, que si saltas unos 10 minutos al día. puedes quemar unas 130 calorías!

 

También te puede interesar ver:

¿Sabes como hacer sentadillas sin dañar tus rodillas? Aquí 5 consejos para lograrlo

8 VENTAJAS DE CORRER EN LA MAÑANA




La disminución de la frecuencia cardiaca por debajo de las 60 pulsaciones por minuto cuando te  encuentras en reposo se denomina Bradicardia. Esta se origina debido a una mezcla de situaciones: el incremento de tono vagal y un elemento intrínseco del corazón que se encuentra relacionado con su tamaño. Cuando haces ejercicio, tu corazón se fortalece, adaptándose al entrenamiento. Uno de las señales del corazón de atleta es que el músculo miocárdico está más fortalecido y se hace más grande. Por este motivo, no tiene por qué dar tantos latidos cuando se hace el trabajo de entrenamiento.

(more…)

Es un ejercicio mucho más fácil de lo que aparenta y promete bajar esos indeseados centímetros de cintura de más, los popularmente llamados “michelines”.

(more…)

Seguramente, siempre haz realizado calentamiento antes de correr, pero ¿lo estás realizando correctamente? Debes tener mucho cuidado con el tipo de calentamiento que llevas acabo, puesto que realizarlo de manera inadecuada te puede acarrear una lesión, tanto antes como mientras corres. Frente a esto, una de las mejores alternativas es el calentamiento dinámico.

(more…)

Cuando comienza la primavera siempre empieza la preocupación por ponerse en las mejores condiciones físicas y rápidamente, ya que restan solamente tres meses para el verano.

(more…)

Correr en las últimas horas de la tarde tiene notables y poderosos beneficios para tu cuerpo que como corredor debes conocer. Lo más conocido es que aumenta la eficacia del entrenamiento y reduce el riesgo de lesiones.

(more…)

El Cooper Institute de Dallas publicó de esta nueva tendencia en el mundo del running. Esta tendencia de moda entre los corredores dice que 10 minutos de carrera intensa al día son más que suficientes para poder mejorar de manera importante la calidad y la esperanza de vida.

(more…)

El calor que se aproxima unido con un estilo de vida sedentaria representa uno de los peores enemigos de tus piernas, ya que en verano parecieran hincharse, volviéndose muy pesadas. Con el fin de evitar esto y hacer tus piernas más resistentes a la hora de correr, nada mejor que este ejercicio de tan solo 7 minutos, un programa que fue diseñado para aquellas personas que buscan resultados reales con mayor rapidez.

(more…)

La pose de la que te hablaremos pertenece al grupo de aquellos ejercicios extraordinarios que brindan múltiples beneficios y con muy poco esfuerzo. Este movimiento se llama pose de Superman y no solamente puede ser realizado en cualquier lugar, como tu casa, por ejemplo, y sin necesidad de implementos, sino que también proporciona gran cantidad de beneficios, además es muy simple de incorporar a una rutina de ejercicios.

(more…)

Estás empezando a correr o ya llevas un tiempo en el mundo del running, pero quieres tener una idea más precisa de cómo poder mejorar tu velocidad paulatinamente. A continuación, te daremos algunos valiosos consejos para alargar tu zancada efectivamente.

Las Rectas

Las rectas son un ejercicio perfecto para aquellos corredores que están comenzando, ya que son ejercicios sencillos de practicar, que, si bien no te traerán ninguna clase de complicación, sí te pueden cansar. Las rectas contribuirán a que mejores tu técnica y biomecánica de carrera.

Los runners más experimentados usan las rectas como una forma de calentamiento para sus series más veloces o carreras, inclusive como una manera de recuperación luego de un rodaje suave que les permita optimizar su técnica. En un tiempo acotado, el corredor menos avanzado también podría realizar este mismo procedimiento, pero mientras tanto, las rectas te permitirán ir trabajando poco a poco tu velocidad.





Las rectas tienen como principal objetivo que logres alargar la zancada y, al mismo tiempo, que logres mantener una cadencia rápida.

No debes tener miedo de las rectas, ya que como te dijimos son ejercicios fáciles donde tan solo requieres pasar del trote a la carrera, con una zancada larga durante un tiempo de 15 segundos y, luego, vuelves a recuperar el aliento. Nada de difícil.

¿Cómo mejorar las rectas?: 9 pasos a seguir

  1. Con anterioridad debes realizar un calentamiento de, por lo bajo,10 minutos.
  2. Requieres de una superficie plana y mejor si es de asfalto, de por lo menos 100 metros de largo, cuidando siempre que no esté resbaloso o que tenga arena.
  3. Luego de terminar la recta, camina poco a poco para que recuperes el aliento y la frecuencia cardíaca, y retómala.
  4. En un comienzo no debes hacer más de 4 rectas, y de manera paulatina podrás ir viendo las mejorías
  5. Empieza corriendo con suavidad, realizando una zancada corta y rápida, acrecentando la velocidad poco a poco, pero alargando la zancada. Debes mantener una postura recta y relajada.
  6. Debes tener una sensación de estar corriendo con rapidez, manteniendo el control de tus movimientos, sin embargo, no tienes que hacer un sprint.
  7. Una vez que llegues al 75% de la distancia de la recta debes ir parando paulatinamente, Para esto solo debes acortar tu zancada y terminas caminando.
  8. Ten en cuenta, que cada recta debe tener una duración media de 30 segundos. Esto sería: 10 rectas suaves, 15 de zancada larga y 5 de calma.
  9. Para finalizar, debes regresar al punto de partida, ya sea trotando o caminando, con el fin de que recuperes el aliento.

Con estos 9 importantes pasos podrás ir comenzando a ser más consiente de tu biomecánica y correrás, poco a poco, más velozmente





 

También te puede interesar ver:

Planes de entrenamiento para: 5K, 10K, 21K, y 42K

LA CORRECTA TÉCNICA DE RESPIRAR