3 ejercicios claves para evitar aterrizar con el talón y mejorar tu técnica de zancada

En ocasiones lo importante no es que tan larga es tu zancada si no cómo la estas ejecutando, porque puedes dar grandes saltos, pero si tu aterrizaje está apoyado en tu talón, cuidado, hay muchas posibles lesiones latentes.

Es uno de los problemas más frecuentes en los runners: El aterrizaje o fase de impacto, y es que dependiendo de cómo sea la pisada de un corredor y su técnica, de allí su eficacia en el campo y todas las posibles lesiones que esta pueda traer, por eso, es fundamental pulir esta destreza, y no dejarla pasar por alto ni subestimar su poder.





Desventajas de aterrizar con el talón

Si sueles aterrizar con el talón, entonces es importante que primero leas por qué ya no deberías hacerlo y dedicarle un poco de tiempo a tu técnica de carrera. Lo primero, es que al realizar la zancada se utiliza una gran fuerza de arranque, ese impulso que das para echar andar todo tu cuerpo, termina recayendo solo en una pequeña parte, tu talón, a eso súmele la energía con que recae, allí ya tienes un alto porcentaje de posible lesión, siendo una de las más comunes para estos casos la periostitis tibial.

Otro de las desventajas de esta zancada, es que, al aterrizar con la parte trasera del pie, estas desaprovechando tiempo ¿Cómo? amortiguando tu caída, pues se produce lo que se cómo “hundimiento”, fuerzas a tu cuerpo a tomar una postura inadecuada, y desaprovechas la energía de la caída. Lo ideal, y lo que recomiendan los profesionales, es tener el mínimo contacto del pie con el suelo, aquí te mostraremos tres ejercicios para que logres el aterrizaje perfecto.





Corre sin zapatillas:

En ocasiones las zapatillas son las que hacen la diferencia, en particular aquellas con exceso de drop (cuando hay exceso de tacón y existe una diferencia notable entre el talón y la puntera de la zapatilla), es por eso que una de las primeras recomendaciones es correr sin zapatillas, o utilizar unas zapatillas con poca suela en una superficie cómoda, ya sea césped, o cualquier otro lugar que no pueda causarte daño al caer, notarás la diferencia de forma inmediata y sentirás la necesidad de aterrizar en la parte media de tu pie.

Acorta la zancada:

A veces menos es más. Quizá estés intentando dar un paso más largo de lo que puedes, y la zancada larga está afectando tu aterrizaje. Intenta acortar la zancada, hazlo de manera repetida, e igualmente verás como tu pie va cediendo, y buscando más impactar con la zona media.

Haz ejercicios de carrera para aterrizar con el antepié:

Y como todo deporte, este también necesita de ejercitación, puedes realizar rutinas de movimientos ligeros, o estáticos, dando pequeños saltos, pero utilizando como herramienta primordial el antepié, alternalos, izquierda, derecha y viceversa, con este tipo de ejercicios verás con más facilidad tu manera de caer y con qué zonas estas aterrizando, al mismo tiempo que estarás reactivando tus pies El ejercicio de skipping también te puede servir.

También te puede interesar ver:

Planes de entrenamiento para: 5K, 10K, 21K, y 42K