Seis increíbles motivos para volverte un runner nocturno

Día y noche tienen sus beneficios para correr, pero no todos están hechos para algunas horas, es por ello por lo que te invitamos a leer estas seis razones que hacen de la noche, una hora genial para correr.

Si no tienes una buena relación con el despertador ni con la luz del sol, ya tienes dos grandes motivos para volverte un corredor nocturno, aunque para correr y mantenerte en forma no necesita de un día ni una hora en específica, eso no significa que no puedas amoldar tus rutinas deportivas a tus necesidades y/o comodidades, por ello, te traemos 6 poderosas razones para cambiarte a la noche.





Tu cuerpo está en su mejor momento

Tras salir de todo lo que ocupa tu mente durante el día, pendientes, trabajo, compras, viaje en autobús, metro, etc, etc, tu cuerpo al final de la jornada está más relajado, inclusive, los especialistas en salud apuntan que en horas de la noche la temperatura del cuerpo está más alta, haciendo que los músculos estén más flexibles.

Asimismo, algunos estudios arrojan que incluso los pulmones funcionan mejor por la noche, haciendo que tus músculos por la noche estén más preparados para trabajar con mayor eficacia.





Dormirás más

Y es que luego de un buen entrenamiento, y un baño refrescante, está de más decir que dormirás como un bebé. Está comprobado que los corredores diurnos duermen menos horas, y es que salir a correr por la mañana implica de horarios específicos y preparación para que los tiempos no jueguen en tu contra y tus ocupaciones durante el día no se vean afectadas. Hay que poner alarmas, y eso implica dormir menos.

Si corres después de tu jornada puedes quedarte en la cama hasta completar tus ocho horas de sueño y tener, por tanto, todos los beneficios de un descanso reparador. Lo que se notará mucho en tu desempeño.

Empezarás el día tranquilo

No hay apuros, si solías ocupar un tiempo de la mañana para correr, ahora te quedará libre y podrás organizarte mejor con tus quehaceres, sin andar de prisa. Tomar una buena ducha, desayunar en casa… Es un lujo que podrás permitirte si te pasas a la noche.

Corres en grupo

Normalmente los corredores diurnos son solitarios, pues su hora de correr depende mucho en parte de sus ocupaciones durante el día, de qué tan lejos quede su trabajo, por ello no suelen correr acompañados, ahora correr de noche puede ofrecerte la posibilidad de hacerlo acompañado de amigos de tu mismo trabajo, de tu pareja, puedes entrenar al mismo tiempo que pasas un tiempo agradable y socializas.

Sentirás que vuelas

La noche te ofrece tranquilidad en las calles, dejándote más espacio y libertad para echarte andar a tus anchas, y durante esa hora es más difícil medir la velocidad en relación con los objetos a tu alrededor, por eso, la sensación que se tiene es de que vas más rápido de lo que realmente va. Es una sensación que no tiene comparación. Sin embargo, es importante, que tomes en cuenta que la oscuridad también puede aguardar peligros, asegúrate de salir preparado con linternas en caso de que el lugar para correr sea muy oscuro, y ropa que te haga fácil de ubicar

Comerás mejor

Imagínate llegando de correr a las 9:30 de la noche, tras por lo menos 50 minutos de entrenamiento duro.  Aunque tu estomago esté rugiendo como una fiera enjaulada, los estudios apuntan que quienes corren de noche tienden a comer de manera más saludable, es decir, preferirás un tazón de cereal y frutas a una hamburguesa que desborde grasa. Recuerda que la clave de una vida saludable no está solo en lo que haces, si no también en lo que comes.

 

También te puede interesar ver:

Planes de entrenamiento para: 5K, 10K, 21K, y 42K