Los ejercicios pliométricos y las bondades que ofrecen a los runners: Pruébalos

Avalados no solo por especialistas del Fitness, si no también por la ciencia, con estos ejercicios en tus rutinas notarás un antes y un después en tus carreras.

Quizá ya has oído hablar de los ejercicios pliométricos, quizá no, lo cierto es que siempre es importante aportar variedad y movimiento a tus rutinas, con ello no solo fortaleces distintas partes del cuerpo si no que además agregas otros beneficios a tu cuerpo como: Resistencia, fuerza, elasticidad, etc. En el caso de los ejercicios pliométricos, son catalogados por los profesionales como los «infaltables» a la hora de calentar antes de echarte andar por las calles.





¿Qué son los ejercicios pliométricos?

Una palabra que los describe de una manera más fácil y corta es calentamiento. En ocasiones se le tiende a restar importancia al calentamiento por falta de tiempo, o simplemente porque no se considera necesario, pero la verdad es que calentar antes de cualquier ejercicio es imprescindible, y no lo decimos nosotros, los expertos en Fitness aseguran que calentar antes de cualquier rutina prepara los músculos para el esfuerzo físico al que se les someterá y evita cualquier riesgo de lesiones, en este caso, los pliométricos te dan una mano con eso, y están 100% recomendados para corredores.





Mecánica del ejercicio

Plus en corredores

Diversos estudios sugieren que los ejercicios pliométricos, en los que los músculos ejercen la fuerza máxima en cortos intervalos de tiempo, como los saltos y las sentadillas, pueden aumentar la economía en carrera. Los pliométricos  ayudan a mejorar la potencia de los músculos: son ejercicios rápidos y potentes que vienen precedidos de un estiramiento muscular, igualmente mejoran la capacidad de los tendones de almacenar esta energía elástica.

Aquí los ejercicios pliométricos a incluir en tu rutina:

Sentadilla con salto:

Para iniciar abre las piernas a la anchura de la cadera y bajas hasta llegar a una sentadilla con una profundidad con la que te sientas cómodo, no fuerces la profundidad, no querrás terminar en el suelo. Desde abajo, toma impulso hacia arriba y aterriza con la punta de los pies y asegúrate de flexionar las rodillas para absorber el impacto de forma segura.

Aquí una imagen guía:


 

Saltos al cajón:

Como su nombre lo indica, lo primero que vas a necesitar será un cajón, debes asegurarlo muy bien en el suelo antes de iniciar. Colócate delante de él, flexiona las rodillas para dar paso a esa energía elástica y luego impulsate desde abajo para saltar con las dos piernas a la vez y subir el cajón. La altura del cajón la decides tu, tu adecuas la dificultad, recuerda que puedes ir aumentando la altura de este con el tiempo, a medida que adquieras más confianza y destreza.

 

 

Zancadas alternas con salto:

Comienza con un pie delante y el otro detrás; Salta y aterriza con los pies en las posiciones opuestas. Para un desafío mayor, hazlo hacia adelante y luego salta, cambiando a la posición de embestida opuesta.

 

 

Para cada ejercicio, debes realizar dos series de ocho repeticiones, con 60 segundos de descanso entre series.

También te puede interesar ver:

Planes de entrenamiento para: 5K, 10K, 21K, y 42K