Pon a trabajar tu core a 1000% con estos 3 ejercicios de fitball

Una variante de core que te pondrá a sudar, pero que no querrás dejar de hacer. Tres ejercicios que pondrán a punto tus músculos de la zona central.

El core, la joya de cualquier deportista, el eje central de nuestro cuerpo que es indispensable fortalecer para practicar cualquier tipo de deporte, en especial el running. Un core bien trabajado es la garantía de un ejecute perfecto y una mejora segura en cualquier tipo de entrenamiento que realices, por ende, nunca está de más ponerte a sudar para darle fuerza a esta zona.





Existen una larga lista de ejercicios y rutinas para el core, pero, nosotros te traemos una distinta, en estos tres tipos de ejercicios que te planteamos, debes apoyarte con la fitball, también conocida por los especialistas del Fitness como la pelota estrella para trabajar los abdominales. Aquí más variantes de fitball para ejercitarte.

Una rutina de 1000% para darle esa fuerza que buscabas a tu core. Las funciones que cumple el core en nuestra vida diaria son innumerables, para ser breves, una de las más importantes es la de aportar estabilidad a nuestro cuerpo, sin olvidar que también abarca todo lo que es la zona lumbar. El core comprende una gran cantidad de músculos del cuerpo, es la armadura protectora, por ello, debes poner a relucir esa armadura.





De acuerdo con los profesionales del ejercicio, una de las mejores formas de poner a trabajar el core es generando inestabilidad, y aquí es donde la fitball hace su trabajo estrella. Aquí los tres tipos de ejercicio:

Pike con Fitball

Un ejercicio un tanto exigente pero que como podrás ver pone a trabajar al todo tu core. Aquí los músculos del core son las que impulsan o promueven la subida de las caderas en cada repetición, y al mismo tiempo aportan la estabilidad mientras tus pies se apoyan en la pelota. Si quieres hacer agregar algo más de dificultad a este ejercicio, puedes probar con flexionar los brazos al terminar el movimiento, pero es importante que solo lo intentes cuando estés preparado para subir la demanda.

 

Escaladores con fitball

Aquí puedes respirar con un poco más de tranquilidad, sin embargo, aunque este ejercicio es más sencillo de ejecutar, también tiene lo suyo. Para comenzar partes de la posición de plancha, y al igual que un escalador, procedes al flexionar las rodillas y llevarlas cerca del pecho, y seguidamente las vuelves a extender.

En este entrenamiento, el secreto está en no dejar nunca que la cadera caiga al suelo, lo ideal, es que te esfuerces lo más posible en mantener tu peso en la zona central del cuerpo. Y si este ejercicio te parece pan comido, pues pruébalo con una sola pierna, mientras mantienes la otra en el aire, a ver que tal te va.

 

Roll out en fitball

Y para ponerle la cereza al pastel, un ejercicio un tanto más sencillo pero que pone a trabajar tus abdominales como una máquina. Colócate de rodillas, y apoya los antebrazos sobre el fitball, ruedate hacia delante hasta que tu cuerpo forme una línea recta. Una vez en posición, tienes  que hacer fuerza para volver a la posición inicial.

Tambièn te puede interesar ver:

Planes de entrenamiento para: 5K, 10K, 21K, y 42K