Así debes correr para marcar tus abdominales de aquí al verano

El verano se acerca a pasos agigantados y todos nuestros esfuerzos se encuentran puestos en lograr sacarnos la camiseta con total orgullo. Vamos al gimnasio varios días y nos mentalizamos y, finalmente, hemos logrado sostener una rutina o, por lo menos, hemos ido más veces que en las últimas semanas, ya que el tiempo nos apremia.

La meta está en eliminar esa grasa que nos sobra y marcar nuestros abdominales. Nos subimos a la cinta y empezamos a correr fuertemente, sudamos y llegamos al límite, no podemos más, paramos y el esfuerzo ha sido inmenso. Sin embargo, lo más probable es que no hayamos durado más de 10 minutos y la gran carrera haya sido en vano.

Según los expertos en esta materia, cuando se habla de ejercicio para quemar grasa se debe saber en dónde partimos, es decir, pensar en qué punto nos encontramos para trabajar de la manera más eficaz.

Si somos personas sedentarias hay que ser conscientes de que el metabolismo no sabe usar las grasas como fuente de energía, así que tenemos que enseñarle incluyendo actividad física y corriendo de manera progresiva y, además, alimentándolo de forma correcta.





La forma correcta de acostumbrar al cuerpo al ejercicio físico

Para acostumbrar al metabolismo a que use las grasas como fuente de energía, tenemos que acumular volumen de ejercicio a intensidad moderada, esto quiere decir, que es preferible hacer ejercicios de cardio al 60% de tu capacidad para que el cuerpo se acostumbre. Así, con el paso del tiempo, la resistencia irá en aumento, por lo que ese 60% de potencia irá en aumento respecto al principio.

La mejor alternativa para saber cuál es tu 60% es que hagas una prueba de esfuerzo donde te señalen tus zonas de entrenamiento por ritmos y pulsaciones. Además, debes descartar cualquier enfermedad que no conozcas.

¿Por qué es conveniente que corras al 60% de tu capacidad?

Porque se debe enseñar a tu metabolismo para que haga uso de las grasas como fuente de energía, y esto solo se logra acostumbrándolo de a poco al ejercicio físico.

Cuando el ejercicio es de mayor intensidad, lo que se consume es glucógeno muscular y, una vez que este se agota, entras en catabolismo, lo que quiere decir que en vez de usar las grasas lo que haces es desgastar el músculo.

¿Qué se debe comer para que esto funcione realmente?

Pasa frecuentemente, que aquel que comienza a realizar actividad física, con la motivación del momento, baje las cantidades que come, por lo tanto ingiere menos calorías y, con esto solo logra que el cuerpo termine reteniendo lo poco que come y lo transforme en grasa. Terrible error!

Lo que debes hacer es mantener el mismo volumen de calorías controlando la ingesta de hidratos, con el fin de favorecer el consumo de grasa.





 

También te puede interesar ver:

Planes de entrenamiento para: 5K, 10K, 21K, y 42K