¿Sabes como hacer sentadillas sin dañar tus rodillas? Aquí 5 consejos para lograrlo

Las sentadillas por fácil y practicas que parezcan a simple vista también tienen una técnica. Saca pompa y piernas sin dañar tus rodillas, y evita cualquier dolor molesto.

Como las sentadillas son un ejercicio infaltable en cualquier rutina, es indispensable saber cómo hacerlas a la hora de dar comienzo a tu entrenamiento, de esta manera, lograrás los resultados que buscas, y sin tener que dañar tus rodillas durante su ejecute. Las sentadillas son unos de los ejercicios más completos y uno de los cuales pone a trabajar un importante número de grupos musculares, en especial los del tren inferior del cuerpo, ideal para los que buscan explotar pompa y piernas.





Es verdad que a simple vista parecen un ejercicio sencillo de hacer, sin embargo, como todo, requiere de una técnica, nada complejo ni de qué preocuparse, pero con el agregado de unos tips, seguro podrás perfeccionar su realización, y nosotros te los traemos.





5 consejos para una sentadilla perfecta y sin daños

Abrir los pies a la anchura de la cadera

Para comenzar, lo primero que debes tomar en cuenta, es que la anchura que adoptarás va a depender de la variante de sentadilla que vayas a realizar, no en todas es la misma. No es igual la anchura de una sentadilla clásica, que la de una sentadilla sumo, a continuación, dejaremos una imagen guía. Lo ideal, es ir abriendo más y que lleguen al ancho de los hombros.

 

 

Las rodillas colocadas hacían la punta de los pies

Al igual que el primer consejo, esto también depende de la variación de sentadilla, pero si hablamos de la sentadilla clásica, en esta, las puntas deben adoptar la misma dirección que las de las rodillas, a esto le llamamos pies en paralelo. ¿Por qué es importante la alineación? Al tener una alineación correcta, puedes evitar rotaciones incómodas que puedan conllevar a una caída, o que puedan dañarte.

Espalda recta

Una espalda bien erguida es esencial para la realización correcta de una sentadilla, con esto no solo evitas dañar tus rodillas si no también problemas de espalda, intenta corregir cualquier curvatura de forma inmediata.

Activa tu core

Al activar tu core será mucho mas sencillo que logres mantener tu espalda erguida durante tu entrenamiento, solo necesita de un pequeño empujón de tu parte. ¿Cómo puedes activarlo? Con unos ejercicios previos a las sentadillas, puedes intentar empujar el suelo con tus pies al tiempo que imaginas un hilo que tira de tu cabeza hacia arriba, algo así como un estiramiento.

Baja imaginando que tienes una silla detrás

Imaginar una silla detrás de ti, es un truco que puede ayudarte, a evitar las inclinaciones hacia delante que tienden a suceder a mitad de ejercicio, quizá ya te ha pasado, y esta es una muy buena técnica para corregirlo. Si te cuesta un poco al inicio puede probar colocando un banco pequeño detrás.

También te puede interesar ver:

Planes de entrenamiento para: 5K, 10K, 21K, y 42K