Los 4 mandamientos runners para correr sin ningún riesgo de lesiones

Estar preparado para correr va más allá de estar en forma, aunque este es uno de los puntos más importantes, no es el único, saber qué hacer, cómo hacerlo, y cuál puede ser la solución ideal ante cualquier escenario, es clave antes de echarte andar.

Todo deporte por sencillo que parezca requiere de preparación y planeación. Entre más preparado estés para llevar a cabo tu plan de entrenamiento, más efectivo será, y lo mejor, reducirás exponencialmente cualquier riesgo que implique lo que vayas a realizar, en el caso del running hay varios puntos esenciales a tomar en cuenta, ya seas principiante o amateur, y nosotros te los detallaremos.





¿Cómo vestirte?

Puede parecer poco importante, pero el punto a resaltar aquí no es cómo luces, si no como te sientes cuando corres. Una vestimenta inadecuada a la hora de entrenar puede traer como resultado una lesión. En el running lo indispensable son unas zapatillas cómodas, acorde a tu pisada, recuerda que tus pies son tu mayor herramienta.





Igualmente, y no menos importante, es la ropa, aunque aquí puedes ser menos selectivo, lo ideal sería una camiseta y pantalones cómodos y ligeros, que no sean un limitante en ninguna de tus rutinas.

Calentamiento

Un calentamiento previo antes de salir a correr es el mandamiento rey tanto en el running como en cualquier otro deporte. Como dijimos antes, no importa si eres amateur, ni cuanto tiempo tengas corriendo, tu cuerpo siempre va a necesitar entrar en calor y prepararse para las exigencias de los ejercicios que harás. Una rutina de estiramientos de al menos diez minutos son más que suficientes antes de comenzar tu carrera.

Haz una revisión previa del recorrido que harás

Estudiar el escenario donde correrás tiene sus ventajas, por ejemplo, saber de antemano la superficie donde correrás te permite prepararte mejor, no es igual correr en cuestas que en territorio llano, o correr en asfalto en vez de tierra. A la hora de hacer la elección del lugar, recomendamos que te inclines por lugares que sean transitados, en especial si se trata de terrenos con cuestas, esto en caso de que tengas algún accidente puedas ser auxiliado.

Otra cosa a tomar en cuenta a la hora de hacer la elección, es los recursos que te ofrece el lugar, fuentes de agua, árboles, en días soleados lo ideal sería un lugar poblado con árboles en los que puedas refugiarte para un descanso, una fuente que te permita hidratarte y refrescarte, no querrás sufrir una insolación.

Escucha a tu cuerpo

No importa si cumpliste con todos los pasos previos, si tu cuerpo te da la mínima señal de que algo no va bien, para y descansa, presta atención a las alarmas de tu organismo, no te sobre esfuerces, si te exiges más de lo que estás acostumbrado a dar, lo más probable es que tu cuerpo reaccione de forma inmediata. Hay una gran diferencia entre detenerse por un momento, un par de día quizá, a hacerlo por meses por no haber escuchado al cuerpo.

También te puede interesar ver:

Planes de entrenamiento para: 5K, 10K, 21K, y 42K