Las 5 cosas más peligrosas y desconocidas que tiene el running

Sabemos que correr está de moda. ¿Quién, por estos días no practica el running? Es eficaz y práctico, ya que puede llevarse a cabo en cualquier momento y en cualquier lugar… ¿Pero, verdaderamente, es un deporte tan bueno? 

Respecto a esto, Álex de Pablo, fisioterapeuta, Master en Entrenamiento y director de Physio Sport Center, nos cuenta de los potenciales “efectos secundarios” que puede llegar a tener el salir a correr, siempre y cuando no lo hagas responsablemente.

  1. Impacto y técnica deficiente

“Al correr sometemos a nuestro cuerpo a numerosos impactos que son recibidos directamente por nuestros huesos y tendones“, señala De Pablo. “Una mala técnica junto con la acumulación de esfuerzos nos facilitará la aparición de lesiones de todo tipo”, añadió.

  1. Tendinopatía

Es la patología principal en el mundo del running, y siempre suele ir de la mano de la sobrecarga muscular”, señala el experto. Una musculatura que se encuentra tonificada mantendrá al músculo en excelentes condiciones para así proteger las articulaciones y tendones del impacto, así como también para que los tendones no se estresen debido a la sobrecarga y consiguiente acortamiento fibrilar.

  1. El miedo al esguince

El esguince de rodilla y tobillo es otra lesión frecuente, sobretodo en carreras de montaña”, señala el experto.

  1. El desagradable dolor de espalda

Las lumbalgias también resultan ser habituales. El impacto absorbido de mala manera por los músculos o debido a una inclinación incorrecta podría conllevar a una protusión o, inclusive, a una hernia discal.

  1. Patología del suelo pélvico

Si has corrido durante años sin haberte preparado con anterioridad, tu musculatura perineal puede debilitarse de tal manera que termina por provocar esta patología. Esto puede desencadenar problemas de incontinencia urinaria, por ejemplo.

 

También te puede interesar ver:

Planes de entrenamiento para: 5K, 10K, 21K, y 42K