Corre más rápido con este entrenamiento lento

Está probado que si incluyes fondo a un ritmo lento en tus entrenamientos de resistencia se originan grandes beneficios en tu condición física y es uno de los secretos de varios runners de élite.

De seguro haz oído decir que “corriendo a ritmo lento nunca lograrás un mejoramiento en tu estado de forma”o “si corres a baja intensidad no conseguirás reducir tus tiempos”. Esto solamente ocurrirá si siempre corres de manera lenta. Por ello, debes alternar los ritmos de entrenamiento, trabajar fartlecks, series y velocidad. A continuación, verás como es de gran relevancia que también entrenes a ritmos lento.

En primera instancia, es vital para aquellas personas que se encuentran en mala forma, ya sea porque están empezando en el mundo de running o porque están retomando sus entrenamientos luego de un receso, ayudándoles en la construcción de una base aeróbica al mismo tiempo que fortifica el sistema musculoesquelético y cardiorespiratorio.

Muchos de estos corredores creen, erróneamente, que para ser mejores tienen que hacer todos sus entrenamientos “al máximo”y que un entrenamiento de baja intensidad no servirá en lo absoluto.





Por otro lado, si eres un runner con más experiencia llevar a cabo entrenamientos a ritmo lento te aportará enormes beneficios que harán que logres correr con mayor rapidez.

¿Cuál es la explicación a esto?

Aquellos entrenamientos de fondo a una intensidad bajate ayudarán a incrementar tu resistencia y capacidad aeróbica, beneficiando la recuperación de tus músculos después de los esfuerzos realizados con anterioridad y reduciendo la posibilidad de padecer de alguna lesión.

Algunos beneficios son:

  • Fortaleces tu sistema circulatorio, creándose venas y capilares nuevos como consecuencia de del proceso de adaptación. Se crean glóbulos rojos, optimizándose el transporte de oxígeno.

    •  Se dilatan los vasos sanguíneos.

    • Fortaleces la musculatura de tus piernas y de los ligamentos respectivos.

  • Incremento de la disponibilidad de grasa, que es vital para la obtención de energía, ya que al correr con frecuencia a ritmos bajos, estás entrenando el mecanismo de empleo de las grasas por lo que también se activa a ritmos más veloces.

  • Aumentarás tu confianza y perderás el temor a correr largas distancias.





    Cuando entrenas o vas a correr no siempre es bueno que te exprimas al máximo en cada sesión, ya que si haces esto es posible es que termines lesionado, los entrenamientos serán menos eficaces y la progresión será más lenta.

Existen algunos corredores que dicen: “no puedo correr lento” o“no sé correr lento”o “me aburro”. Debes aprendera relajarte, disfrutandodel entorno y de los paisajes, dándole a tu cuerpo tiempo para descansar y recuperarse de forma adecuada.

¿Cuál ritmo es lento?

Los expertos explican que tiene que ser aproximadamente de 1′ por km más lento que aquel ritmo que llevarías en una maratón. Esto para los runners más expertos es sencillo sacarlo, sin embargo, ¿qué pasa si nunca haz corrido una maratón?. Entonces, un ritmo lento, por debajo de 130 ppm, que te permitirá correr en todo momento hablando con un amigo y sin sentir que te falta el aire.

También te puede interesar ver:

Planes de entrenamiento para: 5K, 10K, 21K, y 42K