El choque de muro: Uno de los miedos más grandes de un runner

Si el choque de muro te ha dejado una mitad de carrera más de una vez, ha dejado tu plan de entrenamiento de lado por miedo a que vuelva a suceder esto, te trae 3 consejos para dar un freno a esos choques escalofriantes.

¿Quién no tiene sentido que le falta el aire, y no tiene fuerza ni para mover un dedo en algún momento de carrera? Pues si eres una de las personas que dijo yo, entonces eso quiere decir, que ha experimentado la llamada pájara o choque de muro. Esta situación suele darse cuando el cuerpo agota todas las reservas de glucógeno del hígado y los músculos, ocasionando un bajón completo en nuestro organismo, y allí donde aparecen síntomas como fatiga, debilidad muscular, mareos, y en un caso de alucinaciones extremas.

¿Por qué nos chocamos con el muro?

Ahora que ya sabemos reconocer y dar nombre a este estado, es importante saber ¿por qué sucede? Y es que, aunque no es lo que creas, no es necesario correr distancias kilométricas para que este choque con frecuencia, también podemos llamar en cualquier momento, pero de acuerdo con especialistas en el tema, suele recibir más en carreras largas, y en situaciones como haber consumido más de 2000 calorías , y haber corrido más de dos horas sin los debidos descansos. Por eso es muy importante una buena alimentación antes y después de entrenar y más si participarás en maratones de 20 km o 30 km.





 

Ahora, si quieres evitar el muro en distancias cortas, es fundamental que escuches a tu cuerpo, pues si bien es cierto que correr trae un sinfín de beneficios, también debes saber que cuando corres el corazón acelera sus pulsaciones, pierdes líquidos a medida que entrenas, por eso es importante estar muy bien hidratados a la hora de dar inicio al plan de entrenamiento que llevas, y saber que en cierto punto hay que frenar o reducir el ritmo.

¿Qué hacer para afrontar el temible choque de muro durante un maratón?

Ante nada lo primero es mantener la calma, pues un estado de desesperación o ansiedad solo someterá al cuerpo a estrés y esto no facilitará la superación del choque de muro. Aquí los tips adecuados para afrontarlo:

Bajar el ritmo: Ir más lento beneficiará un 1000% al porcentaje de quema de grasa, resguardando así el glucógeno, elemento esencial para evitar este choque.

Carbohidratos: Como siempre lo que comes juega un papel esencial, se recomienda comer al menos 200 carbohidratos por hora, los cuales puedes ingerir mediante bebidas deportivas u otro tipo de alimentos. Si quieres hacer el consumo de carbohidratos antes durante y después de la carrera, es importante no sobrepasar la barrera de las 2000 calorías como ya lo mencionamos antes, igualmente, si planeas hacer la ingesta mientras corres, se recomienda practicar las comidas durante tus rutinas, es necesario que acostumbres a tu estómago, de lo contrario en vez de un choque, terminarás vomitando.





 

Hacer todo lo contrario: ¿Qué queremos decir? Sencillo, la glucosa es como la gasolina para que nuestro cuerpo no pierda la marcha y no nos dé el bajón, entonces, otro ejercicio muy eficaz, es acostumbrar a tu cuerpo a no depender al máximo de la glucosa, para esto, debes hacer de manera ocasional entrenamientos controlados en ayunas, esto con el fin de lograr lo que se conoce como “flexibilidad metabólica” y así poder retardar la aparición del cansancio y optimizar el consumo de sustrato energético.

Que un choque de muro no termine estrellando tu rutina de ejercicio ni el sueño de correr una maratón. Escucha y aprende a reconocer las señales de alerta que da tu cuerpo, ese siempre será tu mejor aliado.

 

También te puede interesar ver:

Planes de entrenamiento para: 5K, 10K, 21K, y 42K