La pirámide de entrenamiento ideal de todo runner

Esta pirámide no quiere decir que requieras entre 10 y 12 sesiones de entrenamiento a la semana, ya que en una misma sesión puedes incluir contenidos de carrera, fuerza y movilidad si es que lo necesitaras.

El tema es una buena planificación y, como veras más adelante, que integres ejercicios que, además de fuerza o estabilidad, te entreguen movilidad articular. Lo que sí es verdadero es que si entrenas carrera 6 días a la semana y no realizas ninguna sesión de fuerza, tu estructura se encontrará completamente descompasada.





 

En el caso que tu objetivo sea menor, esta pirámide puede sufrir una adaptación a una frecuencia también menor, pero que mantenga la estructura.

 

 

CALENTAMIENTO PARA UNA TÉCNICA MÁS ÓPTIMA

El calentamiento, aparte de brindarnos beneficios de incrementar la temperatura, lubricar las articulaciones, activación del sistema nervioso y aumentar el flujo de la sangre a los músculos, tiene que entregar una parte técnica específica hacia la carrera.

Calentamos para mejorar nuestra técnica

Este calentamiento tiene que integrar ejercicios simples de asimilación técnica, es entonces una oportunidad para integrar patrones de movimientos particulares al deporte realizado y servirte de la preparación previa para conseguir esa activación muscular.

La carrera requiere un patrón de postura distinto a otros deportes. Si desde los primeros movimientos de calentamiento, cuando tu sistema nervioso está más propenso al aprendizaje y a la asimilación de patrones posturales, adquirirás ya un gesto correcto, al empezar la actividad principal no solamente estarás preparado a nivel fisiológico, sino también a nivel técnico con una actitud postural mucho más adecuada y evitarás de esta forma empezar con patrones inadecuados que la vida cotidiana enseña en gran parte de la población.

 





 

También te puede interesar ver:

Planes de entrenamiento para: 5K, 10K, 21K, y 42K