DOLOR EN LA CINTILLA ILIOTIBIAL: TÉCNICAS PARA EVITARLO

 

El síndrome de la  “Cintilla iliotibial” es una patología muy característica de sufrir en los corredores de larga distancia. Se produce por correr muchos kilómetros, o sobre terrenos muy duros, generando dolor fuerte por la inflamación de la cintilla iliotibial por fricción continúa con los tejidos cercanos.

La cintilla iliotibial es un musculo tensor de la fascia lata, parte en la espina iliaca y termina en el cóndilo lateral de la tibia (en el tubérculo de Gerdy).

 

 

Su principal función para los corredores es la abducción o separación de la cadera y estabilizar la rodilla por su cara externa.





 

¿Cómo reconocer si tengo este síndrome?

Para poder reconocer este dolor los síntomas al correr son con el paso del tiempo ir cada vez más sintiendo dolor en esta área, generalmente a los 10 a 15 minutos ya deberías sentir dolor, y aumenta si vas en pendientes.

También lo puedes diagnosticar con un medico experto, o con palpación de la cintilla acostado, ya que el dolor al tocar debería ser fuerte en los puntos gatillos.

 

¿Cómo se trata?

Existe hoy en día una amplia gama de tratamientos para este dolor partiendo por los ultrasonidos y otras electroterapias. Una de las más importantes es de partida evitar trotar hasta que se pase completamente el dolor, y por un tiempo prudente al partir corriendo nuevamente evitar las cuestas y suelos muy duros.

El tratamiento con masaje localizado es una terapia muy importante si quieres bajar los días de no poder correr, un buen masajista puede encontrar los puntos gatillos que son los causantes de la inflamación y tratarlos en algunas sesiones.

La biomecánica de carrera es un factor muy importante a revisar también, ya que una pisada pronadora puede ser la razón principal de este dolor, por lo que hacer un estudio de pisada y un cambio de zapatillas o usar plantilla puede ser la solución optima.

 

Los ejercicios propioceptivos y de estiramientos son de gran aporte también para bajar el dolor y sobre todo para evitar que se produzca, con una buena ejercitación diaria no deberías caer con esta patología, aquí te dejamos un video con ejercicios focalizados.

 





 

También te puede interesar ver:

Planes de entrenamiento para: 5K, 10K, 21K, y 42K