“Linfocitos altos”: un riesgo para el corredor

Si te has realizado un examen de sangre últimamente y este arrojó que tus linfocitos se encuentran altos, entonces, como corredor, es necesario que conozcas más sobre esto.

¿Qué son los linfocitos?

Corresponden a un tipo de glóbulos blancos que juegan un rol importantísimo en el sistema inmunológico. Para que entiendas qué son los linfocitos y lo que provoca que varíen sus valores en tu sangre, vamos a comenzar revelando cuál es la relación que estos tienen con el aparato inmune.

El sistema inmunológico es lo que defiende a tu cuerpo de manera natural contra cualquier tipo de infección, como puede ser un virus o una bacteria. Por medio de una serie de procesos sincronizados y organizados, el organismo ataca y destruye aquellas infecciones que lo amenazan, las que se conocen como antígenos.

Quienes luchan contra los antígenos son precisamente los glóbulos blancos o leucocitos, entre los que contamos a los linfocitos.

Los linfocitos hacen posible que tu cuerpo pueda recordar y reconocer a los invasores anteriores, ayudando al cuerpo a eliminarlos. Tu médula ósea hace de manera constante células que se transformaran en linfocitos. Algunos de estos ingresarán a tu sangre, sin embargo, la mayor parte se moverán a través de tu sistema linfático. Aproximadamente el 25% de los nuevos linfocitos se quedan en la médula ósea y se transforman en células B.





 ¿Qué pasa cuando los linfocitos se encuentran altos?

Cuando tus linfocitos se encuentran a un nivel superior de 40 o 45% entonces se considera anormalmente alto.

Existen varias razones posibles para que se produzca un recuento de linfocitos anormalmente alto en los resultados de un examen de sangre y la causa más habitual son los procesos infecciosos virales. Aunque también se puede deber a algo más grave como un cáncer de sangre o una infección crónica.

Dentro de las causas básicas contamos: una gripe, varicela, tuberculosis, paperas y rubéola.

¿Cómo puedes bajar los niveles de linfocitos?

No debes asustarte si en un reciente examen de sangre tus linfocitos aparecen altos. Existen efectivos trucos para reducirlos:

  1. En primer lugar, determina la causa. Para esto es fundamental que visites a un doctor quien te indicará con exactitud el por qué tu sistema inmune se encuentra en alerta.
  2. Debes procurar incluir alimentos que sean antiinflamatorios en tu dieta, ya que las infecciones pueden provocar que tu cuerpo se inflame. Las mejores fuentes de antiinflamatorios naturales los encontramos en los pescados grasos como el salmón, el aceite de hígado de bacalao y las sardinas, en los cuales hay altos niveles de ácidos grasos Omega 3.
  3. Evita aquellos alimentos muy altos en azúcar o aquellos procesados, puesto que pueden favorecer a que tu cuerpo se inflame aún más.
  4. Incrementa la ingesta de alimentos que contengan Vitamina C, como las frutas cítricas, el kiwi, el brócoli y los pimientos, ya que esta vitamina se relaciona directamente con un aparato inmune fortalecido y con prevenir infecciones.
  5. Por último, dale un buen descanso a tu cuerpo y asegúrate de dormir las horas adecuadas, ya que uno de los motivos del por qué se sufren de infecciones, virus y enfermedades es estar estresados lo que hace que el sistema inmune se debilite.

 





 

También te puede interesar ver:

Planes de entrenamiento para: 5K, 10K, 21K, y 42K