LAS 7 FORTALEZAS MENTALES Y PSICOLÓGICAS QUE DEBEN TENER LOS CORREDORES

 

Las carreras no se corren sólo con las piernas, también la mente tiene una importancia muy gravitante en un deporte esencialmente solitario en su ejecución, que nos genera largos momentos de soledad en la que los pensamientos pueden arrojarnos  abajo toda una planificación de entrenamientos bien hecha, o pueden a la vez también impulsarnos adelante cuando ya casi no quedan fuerzas físicas en nuestro cuerpo.

Esta fuerza mental se trabaja, se incorpora, y la experiencia es vital para lograrla. Pero antes que nada es crucial conocer cuáles son las características que generan una mentalidad fuerte en un runner, esa capacidad que permitirá sostener el rendimiento a pesar de las condiciones externas o las emociones que un genera.

Características de una mentalidad fuerte en un corredor de fondo:

  1. Enfoque: Es la capacidad de un corredor de concentrarte a pesar de las distracciones o circunstancias que se le vengan en el camino. No es rechazar estas situaciones, sino encararlas y superarlas personalmente. Si te cuesta mantener un ritmo en una carrera, por ejemplo, enfocarse es seguir avanzando paso a paso, sin que las circunstancias te hagan bajar el ritmo  de la carrera que es muy habitual, como sugerencia en una carrera larga ir concentrado en lograr un km más sin bajar la velocidad, generara sin darte cuenta que llegaras a la meta superando estas ganas de aminorar el ritmo gracias a que la enfocaste en metas más pequeñas y fáciles para la mente de cumplirlas.

 

  1. Fuerza: Es la capacidad de manejar un cambio inesperado de los acontecimientos y seguir concentrado y tranquilo, sin dejar de ser competitivo. El corredor mentalmente fuerte es también flexible a los cambios que se vayan produciendo, como ejemplo un dolor por alguna contractura inesperada dentro de la carrera ser capaz de bloquear este sentimiento y seguir con el plan según las circunstancias.

 





 

  1. Preparación: Es la capacidad de anticipar situaciones y sentirte listo para afrontarlas, con un pensamiento de acción para responder a cualquier cosa que suceda. Es no entrar en crisis si algo falla en nuestro plan, porque ya tenías previsto que podría producirse y elaboraste un plan “B” para  encarar la situación con tranquilidad.

 

  1. Visión: Es la capacidad de mantenerte en dirección hacia tu objetivo, hasta cuando no hay señales que estemos cerca de ese logro. Es crearte una imagen en la mente clara del objetivo a cumplir, visualizarlo y mantenerlo ahí, en la cabeza, pase lo que pase en tu carrera. Es imaginar los posibles escenarios y fomentarnos mentalmente un final feliz a ellos.

 

 

  1. Apertura: Es la capacidad de aprender y estar preparado a todas las circunstancias. Es escuchar y aceptar consejos de otros, permitiéndote modificar algo si realmente es para mejor.






 

  1. Confianza: Es la capacidad de tener fe en tu persona. Es confiar en que el cuerpo sabrá responder qué hacer en todos  los momentos de la carrera. Se trata de confiar en el entrenamiento y en el plan que hiciste, de confiar a la vez en tu entrenador. Incluso cuando no hay nadie cerca quien  te aliente, tú puedes lograrlo, sabiendo que te preparaste como correspondía para conseguir lo planes que te propusiste.

 

 

  1. Resiliencia: Es la capacidad de recuperarte de los problemas, el dolor o un resultado en la carrera no deseado. Un corredor fuerte mentalmente puede aceptar que se equivocó, entender una oportunidad perdida, comprender lo que sucedió y dar vuelta la página para concentrarse en el siguiente objetivo.

También te puede interesar ver:

Planes de entrenamiento para: 5K, 10K, 21K, y 42K