¿DEBO PARAR DE ENTRENAR SI ME DUELE LA RODILLA?

 

A casi todos los corredores nos ha pasado corriendo que hemos tenido alguna vez dolores de rodilla y nos hemos preguntado qué es lo más recomendable, parar o seguir…, o entreno sabiendo que me va doler…

No existe una ciencia para poder saber con exactitud que hacer más que ir a un doctor que además te va ayudar a buscar las causas de este dolor que es hasta más importante saber que como sanarlo. Pero la percepción personal es muy útil como herramienta para saber también que hacer en estos casos.

Lo ideal es entrenar sin dolor, pero si estas al borde de una carrera y quieres entrenar algo o probar tu rodilla, es posible entrenar con dolor si es “mínimo” y notamos que al correr no va aumentando. Esa es la “clave”, ya que una dolencia en aumento puede ser un muy mal indicador y es fundamental parar.






Ante una dolencia es mejor que no dejes de entrenar aunque si debes bajar la carga y la intensidad por el impacto en la rodilla. Puedes recuperarte idealmente haciendo entrenamiento cruzado con otro deporte como nadar, bicicleta, etc…

Cada semana que paremos tardaras entre 2 a 3 semanas en volver a tener la misma condición física, por lo que es muy importante motivarte a seguir con otro deporte si es necesario.

El dolor de rodilla su recuperación es muy lenta y por eso es fundamental saber cuánta carga darle si comienza con dolor. Y también es clave si regresas a correr después de parar,  el volver con una carga de trabajo baja y a intensidades muy lentas para ir probando tu rodilla de apoco. Intenta no trotar en desniveles ya que las bajadas aumentan la carga en la zona.





También te puede interesar leer:

Planes de entrenamiento para: 5K, 10K, 21K, y 42K