LOS MEJORES TRUCOS PARA MEJORARTE DE UNA PERIOSTITIS TIBIAL

 

La periostitis tibial es una lesión muy frecuente en los corredores ya que es un dolor fuerte en la tibia, que es un hueso muy importante en la pierna baja y que soporta el impacto de nuestras zancadas.

Se presenta generalmente el dolor en la parte interna y frontal de la tibia, aumentando progresivamente por el sobreuso que se le da si uno continúa corriendo.

Tiene mayor posibilidad que aparezca esta lesión por entrenar excesivamente en terrenos duros, mala técnica de carrera con mucho taloneo al pisar, tener un pie con hiperpronación, no tener unas zapatillas adecuadas para correr, demasiada rotación de cadera, o partir corriendo con cargas muy grandes.

Para poder recuperarte de forma más rápida te indicamos 3 caminos muy útiles que debes tener en cuenta, y que puedes trabajarlos en casa.





DISMINUIR  LOS ENTRENAMIENTOS

Lo principal para su recuperación es bajar la carga de entrenamiento a una cantidad que te permita correr sin dolor, y sacar a la vez los entrenamientos de velocidad que son de mayor impacto, como también no correr en cuestas.

Evita terrenos duros y si el dolor persiste, para de correr por un periodo. Revisa además tu calzado que sea el adecuado y como estas pisando con tu zancada.

Puedes además probar con entrenamiento cruzado como nadar, o andar en bicicleta para no perder tu capacidad física.

Como ayuda revisa esta nota:

4 TRUCOS PARA NO TALONEAR CORRIENDO

 

HIELO

 

El hielo es de gran utilidad para bajar la inflamación rápidamente, debes ponerlo en la zona por 15 minutos después de entrenar,  y varias veces con la misma cantidad de tiempo durante el día.

Recuerda que es una inflamación, y como tal el hielo es la clave para bajarla y no sentir ese dolor.

 

ESTIRAMIENTOS

 

Después de correr, es recomendable que hagas una rutina de estiramiento especial  en  la musculatura que la rodea; soleo, gemelos, peroneos,  junto al tibial anterior. Es ideal que por 30 segundos estires cada musculo, 3 veces seguidas.





 

Y si con estas 3 técnicas caseras no logras bajar el dolor, es recomendable que vayas a un doctor para que te haga un tratamiento más completo.

 

También te puede interesar ver:

Planes de entrenamiento para: 5K, 10K, 21K, y 42K