9 RECETAS PARA MEJORAR TU “ECONOMIA DE CORRER”

 

La “economía de carrera” se entiende como la energía que usamos para movernos de un punto a otro a una velocidad determinada.

Muchos de sus factores vienen dados por genética, pero son más los que podemos trabajar y moldear.

Son  determinantes para conseguir mejorar nuestros tiempos y depende de múltiples razones que las iremos desarrollando las más importantes en este artículo:

  1. Peso: Un corredor más ligero gasta menos energía para correr que un corredor más pesado. Si logramos perder grasa corporal lograremos una mayor economía. Los estudios demuestran  que por cada % de grasa que logremos bajar, estaremos mejorando en el mismo % nuestros tiempos al correr.

 

  1. Técnica de Carrera: Nuestra biomecánica de carrera viene dada la mayoría por genética, depende muchos factores como el largo de nuestras piernas, peso, extensión del muslo, velocidad durante el apoyo en la superficie de la zancada, etc… Pero el trabajo de la técnica de carrera es la clave para lograr ser lo más económico y encontrar nuestra zancada ideal que depende mucho de estos factores genéticos de cada corredor. Cada runner tiene un largo de zancada diferente que debe ser trabajado y buscado con ejercicios y monitoreo.

 






  1. La edad: El cambio más importante dado por la edad es la pérdida de fuerza que se produce desde los 40 años en adelante para un corredor. Por eso el trabajo muscular es fundamental para un corredor meterlo en su planificación y así hacer esta pérdida lo menor posible.

 

 

  1. Colinas: EL trabajo en colinas aumenta entre un 4 a 6% tu economía de carrera si lo planificas unas 2 veces a la semana por un periodo de entrenamiento de 12 semanas.

 

  1. Factores Ambientales: El viento nos genera una perdida energética importante dependiendo de su velocidad. En maratones importantes como Boston se ha estudiado que ha llegado a ser un 10% el coste energético en ciertos trayectos para un corredor. Y por eso es importante el trabajo grupal en esos casos, ya que estar detrás de un corredor en esos trayectos puede fácilmente bajar al 5% solo la perdida energética extra dependiendo de lo tapado que logre estar.

 

  1. Calzado y la ropa: Un calzado 100 gramos más liviano por zapatilla genera un coste energético menor de 1 a 1,2% dependiendo del peso del corredor. Y nuestra ropa puede variar hasta más de 300gr de peso de un corredor a otro si no nos preocupamos en decidir bien que ponernos y si es necesario o no usarlo como por ejemplo un cinturón para llevar liquido.





 

  1. Tipo de superficie: Correr en una pista atlética tiene un desgaste mucho menor para sostener una velocidad determinada que correr en arena. La superficie es un elemento clave para nuestra eficiencia energética.

 

  1. La altitud: Entrenar en altitud nos genera un aumento del transporte de oxigeno en la sangre y por lógica mayor capacidad de resistencia para correr cuando volvemos a nivel del mar o alturas menores.

 

  1. Intervalos: Foster y Lucia (2007) dicen en un estudio que existe algunas evidencias que prueban que la “economía de carrera” se mejora incorporando entrenamientos de intervalos a un 95-100% de la capacidad máxima de un corredor.

Conclusión para progresar como corredor debes tener en cuenta que no es solo correr kms la receta, sino hacer un plan de entrenamiento que busque trabajar tus áreas más débiles y con ese camino lograrás un resultado más óptimo, como también será para ti más fácil visualizar el camino correcto de entrenamiento.

También te puede interesar ver:

6 EJERCICIOS PARA MEJORAR TU TECNICA DE CARRERA