El corredor de larga distancia, Zhang Xiaotao, estaba en el pelotón que lideraba la carrera de ultramaratón en China en la que murieron 21 personas por hipotermia, tras ser sorprendidos por abundante lluvia helada y golpeados por fuertes vientos en un sendero de montaña. De la media docena de corredores en el grupo de avanzada, Zhang fue el único que sobrevivió a la catástrofe del sábado en las tierras altas sobre el río Amarillo, en el noroeste de China. Durante su recuperación, Zhang, de 29 años, relató cómo fue encontrado inconsciente por un pastor que lo llevó a un lugar seguro.

“Pulsé SOS en mi rastreador GPS y luego me desmayé”, escribió Zhang un día después en Weibo, un microblog similar a Twitter que es muy popular en China. “Estuve inconsciente en la montaña durante unas dos horas y media hasta que pasó un pastor y me llevó a una cueva”. “Él encendió un fuego y me envolvió en una cobija. Y después de una hora, más o menos, me desperté (…) Estoy muy agradecido de la persona que me salvó, porque sin él, todavía estaría allí tirado. Nunca olvidaré la nueva vida que me ha dado”. De los 172 participantes que salieron en la carrera de 100 kilómetros el sábado por la mañana, 151 sobrevivieron. La última de las 21 víctimas fue hallada muerta el domingo por la mañana. La creciente indignación en las redes sociales se amplificó con la noticia de que dos atletas de maratón de élite estaban entre los muertos. “Nadie sabe que no he dormido en los últimos dos días, y nadie sabe cuánto he llorado en los últimos dos días”, dijo Zhang.

<center>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script>
<!-- Aviso Medio 2 Noticia -->
<ins class="adsbygoogle" style="display: inline-block; width: 336px; height: 280px;" data-ad-client="ca-pub-9830672086830309" data-ad-slot="4140492670"></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script></center>

En una conferencia de prensa el domingo, autoridades de Baiyin, una alicaída ciudad minera de la provincia de Gansu, pidieron disculpas y dijeron que ellos eran los culpables. Los organizadores del ultramaratón de Jingtai habían detenido la carrera a las 14:00 horas, dos horas después de que los corredores pidieron ayuda en grupos de mensajería móvil, informó la agencia estatal de noticias Xinhua, citando a varios participantes que dijeron no haber recibido ningún aviso de la suspensión antes de perder el conocimiento o sufrir lesiones. “El organizador debería haber tenido gente de guardia en el tramo duro del recorrido, o haber desplegado más socorristas. También deberían haber establecido normas obligatorias para que los corredores llevaran chaquetas para exteriores”, dijo Zhang.

<center>
<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script>
<!-- Aviso Medio Noticia -->
<ins class="adsbygoogle" style="display: inline-block; width: 336px; height: 280px;" data-ad-client="ca-pub-9830672086830309" data-ad-slot="7232376671"></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script></center>

La maratón de montaña Huanghe Shilin, de gran altitud, empezó el sábado por la mañana con buenas temperaturas. Sin embargo, a las 13 horas, hora local, las condiciones meteorológicas cambiaron, con una lluvia helada, granizo y vientos huracanados que azotaron a los corredores en el condado de Gansu.

Liang Jing, uno de los runners de ultramaratón más conocidos de China, está entre los fallecidos, confirmó un grupo de maratón llamado Hong Kong 100 Ultra Marathon a través de un comunicado publicado el domingo.

El grupo de maratón dijo que Liang fue miembro «favorito» de la comunidad de corredores de ultramaratón de Hong Kong, ya que participaba frecuentemente en la carrera anual de sendero de 100 kilómetros de Hong Kong y fue subcampeón en los dos últimos años, añadió.

También lo describió como “uno de los mejores atletas de ultraresistencia del mundo” expresando sus condolencias a su familia.

La suspensión del ultramaratón y labores de búsqueda

A medida que descendían las temperaturas en el Bosque de Piedra del Río Amarillo, los runners comenzaron a informar que estaban sufriendo de hipotermia, mientras que otros desaparecieron.

Los organizadores del maratón suspendieron la carrera y lanzaron un grupo de búsqueda de 1.200 personas para así rastrear el terreno. La operación de búsqueda continuó al anochecer.

La mayoría de los corredores llevaban pantalones cortos y delgados y camisetas.

Janet Ng, directora de la carrera del Ultramaratón de Hong Kong 100, declaró el domingo a CNN que no estaba en condiciones de comentar la importancia o la seguridad del maratón de Gansu, pero sí señaló que la comunidad de runners de montaña se encuentra de luto y con una gran tristeza.

“No lograba sentir mis dedos”

Un corredor participante declaró a la publicación local Red Star News: En un momento, no podía sentir mis dedos (porque hacía mucho frío). Al mismo tiempo, mi lengua también se sentía congelada”.

Contó que decidió abandonar la carrera. “Retrocedí hasta la mitad de la montaña y entré en una cabaña de madera por indicación de un socorrista. Ya había unos 10 corredores más que bajaron antes y esperamos el rescate en la cabaña durante una hora. Al final llegaron unos 50 corredores y se refugiaron en la cabaña”.

El domingo por la mañana se confirmó que 151 de los 172 participantes en la carrera se encontraban a salvo,y ocho de ellos se encontraban en el hospital. Otros 21 fueron encontrados muertos, según el diario estatal People’s Daily.

La distancia de la carrera, de 100 kilómetros, era más del doble de la de un maratón estándar.