¿Cómo puedo terminar de correr sin perder velocidad?

Buscas terminar tus carreras a una velocidad máxima, es decir, realizando un esprint final. Entonces quédate con nosotros porque a continuación  te regalaremos el gran secreto que necesitas para lograrlo.

El gran secreto del esprint final

Correr una carrera a máxima velocidad es improbable, ni el mismísimo Usain Bolt lo conseguía, ya que en los últimos metros descendía su velocidad.

No obstante, la mayoría de los corredores tienen la posibilidad de hacer un esprint final a pocos metros de finalizar una carrera.

El esprint final de una carrera corresponde a una aceleración explosiva, que posee una duración que debes regular en base a tus capacidades y estrategias de carrera.





El principal objetivo del esprint final es adelantar a la mayor cantidad posible de competidores y reducir al máximo viable tu marca. En otras palabras, corresponde al último esfuerzo con anterioridad a finalizar la carrera

Además, el esprint final posee un efecto psicológico de importancia, puesto que no es igual concluir una carrera a una velocidad lenta y sintiendo que podías haber entregado más, que finalizar la carrera con un esfuerzo más grande y una velocidad más alta.

Secretos para un adecuado esprint final

Para lograrlo, en primer lugar debes estar adecuadamente entrenado para la carrera.

Cuándo comenzar un esprint final

Comenzar demasiado pronto puede producir un agotamiento antes de que llegues a la meta que te obligará a reducir la velocidad en forma brusca. Por lo tanto, no obtendrías ninguno de los beneficios que buscas.

Comenzar demasiado tardete impedirá beneficiarte de una mejor posición en la calificación final y de seguro te provocará reproches mentales como por ejemplo: ¿por qué no comencé antes?.

Por este motivo, el esprint final necesita de experiencia, práctica y autoconocimiento.

Tener conocimiento del recorrido de la carrera, también te ayudará.

Mientras más esprints finales hayas hecho, con mayor confianza te sentirás sobre ellos y de seguro será el momento que más esperarás de toda la carrera.

También es vital el autoconocimiento, que es la capacidad de saber que tanto puedes entregar y cuál de tus cualidades predomina sobre el resto, ¿la velocidad o la resistencia?.

Si posees la capacidad de hacer un esprint final máximo pero tu resistencia no es la suficiente para aguantarlo por mucho tiempo, la decisión correcta para la mayoría de las carreras será comenzarlo lo más cerca posible de la meta.

Por el contrario, si no posees una gran velocidad máxima pero sí una gran resistencia, empezar el esprint final lo antes posible de seguro te regalará mejores resultados que postergarlo.

¿Y a qué velocidad?

La velocidad de un esprint final estará determinada por las capacidades físicas, es decir, que tan velozmente puedes correr y que tanto desgaste has acumulado en la carrera. También, el factor psicológico es fundamental.





Por esta razón, siempre deberás escuchar a tu cuerpo y saber que tanto puedes entregar.

Acelera todo lo que puedas, ya que cualquier aumento de velocidad te ayudará para descontar segundos y pasar algunos competidores.

¿Cómo entrenar tu esprint final?

La mejor manera de practicar el esprint final de una carrera es durante tus entrenamientos más duros .

Para ello, te aconsejamos que en las seis semanas anteriores a tu próxima carrera, empieces a incorporar aceleraciones explosivas en el final de tus entrenamientos duros como fartlek o fondos.

Incorpora estas aceleraciones de manera progresiva y auméntalas en distancia poco a poco, para evitar lesiones.

Para finalizar, te aconsejamos que prestes muchísima atención a tu técnica de carrera mientras estás corriendo a altas velocidades.

También te puede interesar ver:

Planes de entrenamiento para: 5K, 10K, 21K, y 42K